SOUNDGARDEN

SOUNDGARDEN

Tras un hiato de doce años, uno de los shows más íntimos de la reunión de Soundgarden tuvo lugar en el hermoso The Wiltern Theater de Los Ángeles en febrero de ’13 como parte de la última pasada norteamericana de la gira “King Animal” recién lanzado. Sí, hace un buen tiempo, pero tuvo una gran lógica: la producción tras el show.

IMAX Corporation, los herederos de Cornell y la PBS (Public Broadcasting Service: red televisiva que alimenta de programación a los canales públicos de los Estados Unidos), se unieron en un importante esfuerzo, y desempolvaron el registró con lo último en tecnología del entrenamiento. Así, el secreto mejor guardado de la banda, al fin se estrenará en salas de todo el mundo por apenas tres días (1, 2 y 3 de julio) y Red Exodia tuvo el privilegio de asistir a su pre estreno.

Dicho concierto realizado en un lugar muy parecido y un poco más grande que el Teatro Oriente (Providencia), cuenta con una calidad tan real que bordea lo espectacular. Desde las distintas parrillas de luces montadas en escenario, la dirección fotográfica y el legado de la obra dicta de inmediato que nada fue para nada al azar.

SOUNDGARDEN

SOUNDGARDEN

Llego justo a ‘My wave‘, el segundo track del show, y lo que veo es anecdótico; la transmisión logra el mismo efecto “concierto” en el cine: cantos, aplausos, celulares captando la exclusiva y mucho más. En total son 21 canciones ofrecidas en constante progresión que va desde el genero que inventaron, hasta el sludge, las atmósferas y el rock duro. Indiferente del día y la hora de estreno (jueves 9:30 am), la gente lo disfrutó como si fuese otro asistente de Artists Den en pleno horario laboral.

En lo musical, la batería de Matt Cameron suena muy híbrida con sus aros de madera poco tradicionales para el común denominador de los bateros de rock. Temas como ‘Been away to long‘ suenan maduros y no tan desconocido cuando ya lleva sus buenos años de parrilla radial (’12). También sorprende oír el vigente timbre vocal de Cornell en la eterna ‘Jesus Christ pose‘ y ‘Flower‘ (“Ultramega OK“) las cuales remontaron a los más nostálgicos al origen de todo.

Taree‘ y ‘Spoonman‘ intercalan eras y reivindica la figura de su frontman al verlo motivado, animando al público, subiéndose a tarimas y disparar con su guitarra momentos precisos de frenesí.

SOUNDGARDEN

SOUNDGARDEN

Gracias a un repentino cambio de planes y honrando los poemas publicados en “Basketball diaries”, ‘Blind dogs‘ fue integrada a última hora a la lista de canciones tras 20 años. El resultado es melancolía pura en guitarras solitarias que transmiten alma y honestidad en composiciones sin intervención. “Hay una primera vez para todo” remató el cantante.

En ‘Drowning flies‘, otra joya de su catálogo, Chris toma su atril y bendice a los afortunados que pudieron decir presente a este hito póstumo. Mientras que la historia de dos amigos conversando sobre la mala paternidad en ‘Black saturday‘ transforma la película en un dialogo de introspección constante.

Las notas rodean la sala en capas y paisajes sonoros que remecen el ser en ‘Bones of birds‘, otra dedicada de la noche. Luego, todo a la parrilla: ‘Blow up the outside‘, ‘Fell on black days‘ y hasta pedidos de su carrera solista (que por cuestiones obvias no accedió), saca suspiros de todas las edades en el Hoyts de Plaza Egaña.

SOUNDGARDEN

SOUNDGARDEN

Además, el nivel de modelos de guitarras que saca Cornell en canciones como ‘Burder in my hands‘ y la metalera ‘Blood valley floor‘, encanta tanto en detalles y en los filtros utilizados para colorear los diferentes ciclos musicales de la banda.

Rusty cage‘, el tema más sludge del catálogo, mueve -al fin- a Ben Shepherd, pese a que es un espectáculo en sí mismo. ‘New damage‘, sintoniza al resto en esta selección de lados b. Y cuando ya creías que todo acabaría, ‘Black hole sun‘, sus viajes en ácido retratados en ‘4th of july‘ y ‘Outshined‘ (con Shepherd mandando a todos al carajo), logró lo que Jojo Pennbeaker (director del registro) quiso perpetuar: la eternidad de Soundgarden.

Por Juan Guillermo Carrasco
Agradecimientos a América Bastias, Cinépolis y Cine Hoyts