“Karla Grunewaldt”, la revelación del Indie pop chileno, y por muchos llamada “el hada de la música chilena” estrenó su primer álbum “Para existir”, una propuesta audiovisual refrescante y con standart internacional, con melodías y letras potentes que prometen estremecer a sus oyentes, y que incursionan en un estilo distinto a los habituales en Latinoamérica. La producción musical fue realizada por Loreto Bisbal y Daniel Grunewaldt.

El disco lo componen 15 canciones cuidadosamente ordenadas que narran un viaje hacia el amor propio, donde la artista exterioriza problemas a los que las personas nos enfrentamos, independiente de la edad, gustos y creencias. La necesidad de escapar, de ser auténtico, de luchar, de amar y ser amado, entre otras sensaciones puramente humanas.

El disco intercala momentos de mucha fuerza, como en “El camino”, “Ahora es tiempo” y “No es el final”, con otros de vulnerabilidad, como en “No estoy rota” y “Mi hogar”. El punto en común entre las canciones, es que todas son un himno de empoderamiento, que invita a convertirse en seres poderosos y capaces de transformar el desamor y las experiencias oscuras de la vida, en luz. 

A nivel musical, el álbum evoluciona pasando del folk y la conexión a la tierra, a aquellas canciones con un sonido más electrónico y onírico. “Se llama “Para existir” porque la música es lo que me hace sentir viva. A los 15 años, escribiendo estas canciones, descubrí que mi propósito era crear música y conectarme con otros a través de ella” señala.