Desde un principio y al igual que toda la cadena de valor en la Industria Cultural, la asesoría musical Red Exodia hace eco al manifiesto de renuncia para la actual Ministra de Culturas, Consuelo Valdés Chadwick, cuyo desempeño y declaraciones han sido tan o más nefastas que su antecesor, Mauricio Rojas. Destituido por presión popular y con su posterior renuncia tras cuatro días en el cargo, el sector cultural nuevamente se ve sin representatividad ante el Estado.

Lo que nos colma como cadena de valor, es que siendo invitada a la Comisión de Cultura de la Cámara Baja para conseguir el 1% para cultura, simplemente no llegó.

Es por esto que como parte de los Medios Independientes de Prensa Musical y Mustach (por intermedio de la Red de Asociaciones de Música Chilena), replicamos lo siguiente extraído de misivas pertenecientes a cada gremio:

«El pasado lunes 2 de noviembre, cuando todavía quienes pertenecemos al sector de la Economía Creativa estamos en el último lugar de la fila de las urgencias, y de las importancias en esta crisis sanitaria mundial sin precedentes, usted cierra una entrevista para CNN con una frase tan desafortunada como reveladora: “Un peso que se coloca en cultura se deja de colocar en la necesidad de los ciudadanos”.

Lo dijo tratando de establecer una ininteligible escala de prioridades en los recursos que necesita el país, y desde allí los que se pueden destinar a nuestro sector cultural: la producción, creación, registro, ejecución, realización de obras, fonogramas y espectáculos, y todos sus afines.

Desafortunada, porque no hace otra que confirmar la histórica y profunda desconexión del Estado con la realidad de este sector artístico y cultural vinculado a la música.»

«Los medios independientes y agencias que firmamos esta declaración, expresamos nuestra preocupación por la desconexión y el nulo nivel de compromiso que el Ministerio ha manifestado con los artistas, creadores y todos los trabajadores del rubro.

Rechazamos las recientes declaraciones de Consuelo Valdés, pues consideramos que no corresponde que una autoridad, cuya responsabilidad es velar por el desarrollo artístico-cultural del país, no sea capaz de tomar una postura en la que defienda las necesidades del sector al que representa, dedicándose, a su vez  a hablarle a la galería, menospreciando incluso su propio rol como secretaria de Estado y dejando en evidencia el poco peso que tiene la cartera ministerial actualmente.

El sector cultural y artístico está en crisis desde hace más de un año, es mucha la gente que está sin trabajo, principalmente trabajadores independientes que quedaron al margen de los bonos, préstamos y otros beneficios entregados por el Gobierno. Por otra parte, las proyecciones de acuerdo al desarrollo de la pandemia no son muy favorables, provocando una dolorosa sensación de incertidumbre de cara al futuro.»

«El sector cultural y artístico está en crisis desde hace más de un año, es mucha la gente que está sin trabajo, principalmente trabajadores independientes que quedaron al margen de los bonos, préstamos y otros beneficios entregados por el Gobierno. Por otra parte, las proyecciones de acuerdo al desarrollo de la pandemia no son muy favorables, provocando una dolorosa sensación de incertidumbre de cara al futuro.

¿Qué no somos los únicos que padecemos? Claro. Pero los datos entregados son aplastantes: 160.000 empleos que se perderán, así como los miles de millones del encadenamiento productivo asociado, totalmente detenido por la emergencia sanitaria que estamos enfrentando como sociedad. Todo este daño efectivo, sumado a su inacción para reaccionar en pos de nuestro sector, están generando una crisis sin precedentes a nuestra identidad y patrimonio, claves para el desarrollo de cualquier grupo humano, para qué decir de una nación.

«Hacemos un llamado a todos los artistas, productores, técnicos, periodistas, diseñadores, fotógrafos, visualistas, actores, actrices, directores, realizadores audiovisuales, etc, y a toda persona y entidad ligada a la cultura, a que unamos nuestras voces y exijamos a nuestra autoridad que asuman su responsabilidad en el manejo de la crisis del sector cultural con una participación activa defendiendo los intereses del sector, como corresponde a una autoridad realmente empoderada de su cargo y promoviendo soluciones transversales para todo el sector, y no solo fondos de emergencia.»

«Hacemos un llamado a todos los artistas, productores, técnicos, periodistas, diseñadores, fotógrafos, visualistas, actores, actrices, directores, realizadores audiovisuales, etc, y a toda persona y entidad ligada a la cultura, a que unamos nuestras voces y exijamos a nuestra autoridad que asuman su responsabilidad en el manejo de la crisis del sector cultural con una participación activa defendiendo los intereses del sector, como corresponde a una autoridad realmente empoderada de su cargo y promoviendo soluciones transversales para todo el sector, y no solo fondos de emergencia. 

De lo contrario, no vale la pena tener una ministra en esa cartera. En otras palabras: un peso que se coloca en Consuelo Valdés, es un peso que se saca de la Cultura, literalmente.»

Foto: @ppeeccee
Ilustración: @malaimagen