KUBERA

KUBERA

Kubera llega cerrando una década marcada por el alarde de lo técnico y del djent. Una escena que vio nacer y morir artistas -desde All Tomorrows a Essential- en una disputa de amor/odio tal como lo vivió el nu-metal a comienzos del ´00.

Hoy los coletazos suman y siguen, y uno de ellos es “Inhaerens”, atrevido larga duración para los tiempos que corren con nueve obras pulidas por Pepe Lastarria y las ganas quinceañeras de devorarse el mundo.

En un comunicado indican que la banda vivió un proceso de restructuración interna durante 2015. ¿Cuál fue el mayor hito para ver aquello plasmado este 2019?

Rodrigo Andrés: Ocurrió un suceso el año 2015 que remeció los cimientos de la banda, la composición del track ‘Fearless‘, cuyo propósito, estética y orientación se desmarcó de todo lo anterior que había desarrollado la banda. Debido a esto, ocurrió una refundación con nuevos objetivos y propósitos, dando un nuevo punto de partida. Luego de aquello, en los cuatro años que duró el proceso de “Inhaerens“, cada llegada de un componente humano a la banda fue marcando hitos importantes y consolidando el enfoque y trabajo profesional que se estaba desarrollando.

¿Fue coincidencia que justamente abriera este debut? Y por lo demás sí nos pudieran contar sobre el concepto tras este álbum. 

Todo fue pensado y planeado. ‘Fearless’ se compuso desde una mirada de restructuración, siempre pensando en un nuevo inicio y ya funcionalmente, como introducción a lo que sería el disco; por eso ‘Fearless’, a pesar de que prácticamente es una canción más de este debut, para nosotros y estéticamente dentro del disco es la Intro.

El concepto del álbum está marcado por un claro análisis introspectivo del ser humano, pero desde una arista mucho más oscura; miedos, incertidumbres, dudas existenciales, abusos, racismo, incluso algunos acercamientos a temas religiosos. Cada canción aborda un pasaje distinto, pero todos conectados y vinculados al título del disco: “Inhaerens”. 

KUBERA

KUBERA

En tiempos de singles, ¿por qué decidieron por un larga duración?

Para responder esta pregunta, es necesario desmarcarse un poco de lo sistemático que se ha vuelto la industria musical, ya que eso lo entendemos perfectamente. La necesidad de lanzar un disco y no asegurarse con un EP o singles, yace de manera muy romántica en que para nosotros esto siempre fue un sueño. Así de simple y así de literal.

Viendo este disco como un concepto (y aquí nos gusta hacer alusión al título de nuestro disco debut), siempre estuvo muy inherente a nosotros desde que comenzaron las primeras intenciones por componer y producir música. Este mismo disco pudo haber salido un montón de años atrás, con otros miembros, con otras composiciones, con otra estética. La idea de la placa debut siempre estuvo presente y este grupo humano tuvo la valentía de embarcarse en este viaje y concretar este objetivo. 

¿Hubo alguna dirección de arte tras la identidad y en qué se inspiraron para ello?

La principal guía y dirección que generó la identidad de la banda, tanto visual como artística, lo dio la misma composición musical. Los temas son frenéticos, oscuros y un poco destructivos incluso, pero siempre vistos de una manera muy elegante. Nos gusta ver nuestro arte en general como un conjunto de piezas que se unen en función del detalle, tratamos de ser lo más minuciosos posible y esto también con un objetivo de poder entregar al público un trabajo que valga la pena conservar y deleitar.

Particularmente, con el arte visual del disco, el cual fue ilustrado por Matías Cabezas, lo fuimos ideando en conjunto y en función a un argumento principal, el cual era detallar y poner en manifiesto los demonios internos o inherentes que brotan del ser humano. Por eso es que se ven esas criaturas saliendo del ente, las cuales representan todos estos temas hablados respecto a las emociones y comportamientos oscuros que surgen del hombre.

KUBERA

KUBERA

Una de las principales faltas de continuidad en los proyectos musicales, es la carencia voluntaria de productor. ¿Qué factores inciden en decir no a un producto y sí a la mezcla de Pepe Lastarria?”

La verdad es que siempre hubo un productor, lo que sucede es que en nuestro proyecto era un miembro más de la banda. Desde que comenzaron los trabajos para la grabación y registro del disco, se decidieron todas las etapas y los colaboradores externos que trabajarían en conjunto con nosotros. La etapa de grabación fue auto gestionada por la banda, ya que estamos ligados por profesión al mundo del sonido y eso nos dio la chance de trabajar a nuestro ritmo y poder dirigir según nuestros parámetros el material en bruto que se registraría y delegaría para las siguientes etapas de mezcla y mastering.

Desde un comienzo se quiso trabajar con un profesional externo a la banda la etapa de mezcla y mastering, por el hecho de refrescar la escucha de las canciones y poder entregar una opinión más objetiva sobre estas, ya que nosotros como banda, tocamos y escuchamos los temas a menudo y tal vez se entorpecería la capacidad de discriminar objetivamente el producto que deseamos.

Durante el proceso de elección del encargado de mezcla y mastering, hicimos un estudio y análisis sobre cómo queríamos trabajar nuestra música, y ahí fue donde Pepe Lastarria llegó a nuestros oídos. Era el indicado para el proyecto. De hecho no se le entregó material de referencia, confiamos tanto en su producto que dejamos que potenciara y viera los aspectos positivos de nuestro registro y a eso darle la funcionalidad y potencia que otorga la etapa de mezcla y mastering.

La totalidad del registro lo puedes escuchar más abajo y en todas las plataformas de streaming.

Por Juan Guillermo Carrasco